La Unión de Autónomos UATAE se suma a la Plataforma en Defensa de Madrid Central

UATAE se une a la Plataforma en Defensa de Madrid Central

UATAE se suma a apoyar Madrid Central

En el día en el que conocemos que Bruselas exige a España medidas más drásticas contra la contaminación, la Unión de Autónomos UATAE se suma a la Plataforma en Defensa de Madrid Central para reivindicar una movilidad urbana más ordenada y sostenible, que beneficia a toda la ciudadanía, y también al sector del trabajo autónomo. 

La medida del Ayuntamiento de Madrid para reducir las emisiones contaminantes y eliminar el tráfico sin origen ni destino en el centro beneficia a este sector básicamente porque descongestiona de tráfico la zona y esta se convierte prioritariamente en lugar de tránsito de viandantes.

Concretamente, la secretaria general de UATAE, María José Landaburu, ya defendió en su momento la entrada en vigor de la medida por cuanto “se elimina el caos circulatorio innecesario, sustituyéndolo por una gestión eficiente de la movilidad urbana que beneficia a las y los trabajadores autónomos y las empresas de reparto”, antes condenados a la sobrecongestión del tráfico habitual, que les genera pérdidas económicas y un inasumible despilfarro de tiempo. También el pequeño y el mediano comercio se beneficia de esta medida, gracias a que el centro “deja de ser un lugar de paso de vehículos para convertirse un lugar de paso para personas”, lo que aumenta sustancialmente el número de potenciales clientes en los comercios, que además pasan a estar en calles y barrios “habitables y agradables”, multiplicando la vida en el centro. Y por último, “la eliminación del tráfico innecesario en el centro repercute en el incremento de los usuarios de taxis”, en palabras de Landaburu. 

“Madrid Central genera tejido económico al mismo tiempo que cuida de la salud de los vecinos y vecinas y también de las personas que visitan la ciudad, de forma que se intensifica el turismo y los negocios y comercios vinculados a él”, añade Landaburu, y termina: “Bruselas nos está exigiendo medidas más drásticas contra la contaminación en Madrid y Barcelona. El modelo de Madrid Central tiene que seguir extendiéndose porque la salud es una prioridad de la que nadie puede desentenderse”.