UATAE insta a comprar en las librerías de los barrios en el Día del Libro

  • La Organización destaca la importancia de acudir a estos pequeños comercios como medida de apoyo para que puedan competir con las grandes plataformas online
  • Landaburu, “animamos a todas y todos los ciudadanos a celebrar el Día del Libro acudiendo a las pequeñas librerías de sus barrios, donde podrán descubrir tesoros literarios, recibir recomendaciones personalizadas y contribuir a sostener estos espacios tan valiosos para nuestra sociedad”

Madrid, 23 de abril de 2024

Hoy, con motivo del Día del Libro, desde la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) pone sobre la mesa la importancia de reivindicar la labor del colectivo de trabajadoras y trabajadores autónomos del ámbito del libro, y la necesidad de abordar medidas concretas que puedan mejorar la situación de las pequeñas librerías y su realidad diaria.

El Día del Libro, es una ocasión para celebrar la lectura, el conocimiento y la diversidad cultural que los libros representan. En este contexto, María José Landaburu, secretaria general de UATAE, destaca la relevancia de “las pequeñas librerías como pilares fundamentales de nuestros barrios, no solo como lugares para adquirir libros, sino también como espacios de encuentro, intercambio y promoción de la lectura”. Porque como señala, “las pequeñas librerías, gestionadas por las y los autónomos desempeñan un papel crucial en la promoción de la diversidad editorial, la difusión de la literatura independiente y el apoyo a las y los escritores locales y emergentes”. Además, contribuyen activamente al tejido económico y social de las ciudades y pueblos, generando empleo, dinamizando la actividad económica y enriqueciendo la vida cultural de sus entornos.

Por todo ello, UATAE reclama el impulso de medidas que vayan encaminadas en un plan estratégico para la inmersión digital y en el comercio electrónico de las librerías. El compromiso de las administraciones para la adquisición de sus fondos bibliográficos en las pequeñas librerías o la inclusión de las librerías como espacios para la programación dentro de planes de impulso del sector cultural. Así como, líneas específicas de créditos para autónomos y microempresarios del sector.