Los autónomos advierten: las expectativas de recuperación económica en verano se nublan y serán necesarias medidas más allá de septiembre -

Los autónomos advierten: las expectativas de recuperación económica en verano se nublan y serán necesarias medidas más allá de septiembre

  • Los últimos indicadores oficiales publicados por el INE reflejan que entre mayo de 2019 y mayo de 2020 la actividad en los servicios cayó un 33% -que se dispara a un 87,2% en la hostelería-.
  • Los datos de gastos con tarjeta bancaria en la semana del 13 al 19 de julio reflejan también una caída interanual en el consumo en las zonas turísticas de playa y el centro de Madrid y Barcelona
  • María José Landaburu: “La incertidumbre económica y el repunte de nuevos contagios obliga a pensar que los autónomos no pueden quedarse desprotegidos, y serán necesarias medidas excepcionales de protección más allá de septiembre y transformaciones profundas en nuestro modelo económico”

Madrid, 27 de julio de 2020-.

La situación económica no termina de despegar. La extensión de rebrotes en todo el territorio nacional ha lastrado el desenlace de la desescalada tras los meses de confinamiento y las expectativas de un verano que fuese a suponer la transición hacia la reactivación de la economía se nublan. Así lo ve la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE), que se hace eco de “la enorme incertidumbre del colectivo de trabajadores por cuenta propia y micropymes” y plantea de la necesidad de poner encima de la mesa “soluciones”. Hace un mes, el pasado 25 de junio, UATAE comparecía junto a las otras organizaciones representativas de autónomos y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, para anunciar el consenso en torno a la prolongación de las medidas excepcionales de protección del colectivo hasta el 30 de septiembre. Hoy, UATAE advierte de que “un apagón en la protección social para los autónomos a partir del 1 de octubre sería catastrófico”, en palabras de María José Landaburu, secretaria general de UATAE.

Según una información publicada ayer en ElDiario.es que reseñaba los datos publicadospor varias entidades financieras y el Banco de España, el gasto con tarjetas bancarias en la semana pasada (del 13 al 19 de julio) refleja una caída en el consumo respecto a 2019 en las principales provincias turísticas (con niveles del 70 y 80% en Baleares y Canarias) y en el centro de las ciudades de Madrid y Barcelona. La caída del turismo internacional se ilustra en una bajada interanual en toda España del 55% de transacciones con tarjetas extranjeras, que en las dos principales urbes españolas supera el 70%. El problema, según UATAE, es que “a esta realidad se llega tras arrastrar meses muy complicados”, recuerda Landaburu. La Unión de Autónomos ha analizado la evolución de los indicadores de actividad económica que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), cuya publicación actualizada incluye hasta mayo. En ese mes, el dato interanual reflejaba una caída en la actividad de los servicios del 33% respecto a 2019 que, desglosada por actividades, se muestra más acusada en la hostelería (-87,2%), las actividades administrativas (-48,4%), el transporte (-35,8%) o el comercio (-27,2%). Por comunidades autónomas, este impacto en el sector servicios es mayor en Baleares (-57,3%), Canarias (-48,3%), Madrid (-37,6%) y Cataluña (-34,3%), lo que coincide con los datos de consumo con tarjeta bancaria de la semana pasada. Landaburu señala que “el bajón actual en el consumo es un reflujo del parón económico de los meses anteriores, lo que hace que los autónomos y micropymes no tengan colchón para sostenerse”.

Para UATAE, se corre el riesgo de que el tremendo esfuerzo realizado por la Seguridad Social con medidas como la prestación extraordinaria se frustre si “no se sigue acompañando a quienes más están sufriendo esta crisis”. La Unión de Autónomos ya previo que la recuperación sería “lenta y asimétrica, por territorios y por sectores”. Pero, además de estudiar qué medidas excepcionales hay que seguir implementando más allá de septiembre, para Landaburu, “la incertidumbre económica y el repunte de nuevos contagios obliga a pensar en transformaciones profundas en nuestro modelo económico” como la “modernización del turismo, la digitalización del pequeño comercio u otros sectores y la incorporación de la problemática específica de los autónomos en la gestión del fondo europeo de reconstrucción en nuestro país y en el reto de la transición ecológica”.