UATAE solicita la prórroga de los descuentos del bono social eléctrico y su extensión para incluir a los autónomos

  • El próximo 30 de junio expiran distintas medidas activadas por parte del Gobierno como escudo social para hacer frente a los aumentos significativos experimentados a raíz del aumento de los costes de la energía
  • UATAE confía en que, esta iniciativa se mantendrá y podrá ampliarse al conjunto del colectivo, ofreciendo un respiro necesario para miles de autónomas y autónomos.
  • Landaburu: “Es hora de que las políticas energéticas reflejen la diversidad y necesidades de todos los actores económicos de nuestro país”

Madrid, 19 de junio de 2024

La Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) insta al Gobierno a prorrogar las ampliaciones de los descuentos del bono social eléctrico y su extensión para incluir a las y los trabajadores autónomos. Actualmente, los hogares vulnerables se beneficiaban de un descuento del 25% en la factura y los vulnerables severos, de un 40%, pero en octubre de 2021 se incrementaron hasta un 65% y 80% respectivamente, con prórrogas sucesivas que llegan hasta este próximo 30 de junio. Para UATAE, es crucial garantizar la sostenibilidad de la actividad económica de miles de autónomas y autónomos que enfrentan crecientes dificultades debido al precio de los costes energéticos. María José Landaburu, secretaria general de UATAE, destaca que, “las y los autónomos son una parte fundamental del tejido económico de nuestro país”, sin embargo, “muchas y muchos se pueden ver abocados al borde de la viabilidad económica debido a incrementos en los precios de la energía”. Por eso, Landaburu reivindica, “la extensión del bono social eléctrico para el conjunto del colectivo, porque, no solo aliviaría esta carga, sino que también incentivaría la continuidad de pequeños comercios esenciales para nuestras comunidades y barrios”.

El bono social eléctrico se dirige principalmente a consumidores vulnerables, pensionistas y familias numerosas. No obstante, UATAE argumenta que las y los autónomos, especialmente aquellos con ingresos bajos o en sectores particularmente afectados, deben ser considerados dentro de esta categoría para recibir apoyo adicional. El posible aumento de los precios de la energía es una preocupación constante para los pequeños comercios, que a menudo no pueden trasladar estos costes adicionales a sus clientes sin perder competitividad. Como ya destacaba la Organización en un reciente informe, más del 60% de las y los autónomos experimentaron un incremento significativo en sus facturas de electricidad en el último año, afectando negativamente a sus márgenes de beneficio y, en algunos casos, poniendo en riesgo la continuidad de sus actividades. “Es esencial que el Gobierno reconozca la realidad que viven las y los autónomos”, señala Landaburu, que añade, “la prórroga y ampliación del bono social eléctrico para incluir a este colectivo no es solo una cuestión de justicia social, sino también de sostenibilidad económica, proteger a nuestros autónomas y autónomos es proteger el empleo, la innovación y la resiliencia de nuestra economía”.