"Emprender debe ser fruto de una decisión voluntaria y no una huida hacia adelante ante el drama del desempleo que lleve a agravar la situación de partida"

Tras compartir con él su profesionalidad y su experiencia en el Congreso que celebramos en Toledo sobre si el emprendimiento es una salida; no nos hemos resistido a volver a hablar con él para que nos cuente más sobre la situación del trabajo autónomo, las nuevas modifficaciones en su normativa, las pensiones, la mujer en el autoempleo y cómo no, sus nuevos proyectos. Una larga entrevista que nos hará reflexionar. Hablamos con Joaquín Pérez Rey, Profesor Titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social en la Universidad de Castilla-La Mancha
A su juicio, ¿cómo está viendo el desarrollo de las pensiones para los trabadores autónomos y el futuro del mismo? ¿Cree que cotizar por los ingresos reales ayudaría a superar la precariedad en el cobro de las pensiones por parte de los autónomos?
No podemos descuidar que la protección social del trabajador autónomo es de difícil plasmación técnica, pues se dirige a un colectivo muy heterogéneo y cuyos ingresos son muy variables y difíciles de controlar. Eso es lo que justifica el sistema actual que, en verdad, es en exceso rígido y debería tender a otorgar una mayor importancia a los ingresos reales, haciéndose cargo de las dificultades que surgen cuando se inicia la actividad profesional. No pueden, sin embargo pasarse por alto las dificultades técnicas.
¿Ve conveniente que se obligue a los trabajadores por cuenta propia a cotizar por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales como ya ocurrió con las contingencias comunes, para garantizar un mayor derecho a la seguridad, a pesar de suponer un incremento en la cuota?
Soy de la opinión de que todo lo que sea converger con el Régimen General de la Seguridad Social es positivo y da cumplimiento al mandato legal previsto en la LETA. Y en este sentido me parece que sería bueno un planteamiento uniforme respecto a las contingencias que protegen ambos regímenes, lo que sin duda debería llevar a incorporar paulatinamente al RETA las contingencias profesionales con carácter obligatorio para el conjunto de los sujetos incluidos en su ámbito subjetivo, sin perjuicio de que el mayor sacrificio contributivo pudiera ser compensado por otras vías que no necesariamente deben darse dentro del ámbito de la Seguridad Social, cuyas fuentes de financiación deben ser preservadas en beneficio de todos. Naturalmente la ampliación del ámbito de las contingencias protegidas debería significar para el trabajador autónomo un incremento importante de su nivel de protección y debería redoblar los esfuerzos por garantizar la prevención de riesgos laborales en el ámbito del trabajo autónomo.

¿Ve factibles las nuevas modificaciones en la normativa de autoempleo?

Aunque la reorganización y unificación de los incentivos siempre es positiva porque dota de mayor transparencia al sistema, no puedo ocultar mi escepticismo ante los incentivos económicos al empleo en general. En muchas ocasiones no sirven más que para respaldar proyectos que de igual forma se hubieran llevado adelante, sin realmente estar detrás de las decisiones adoptadas por empresas y trabajadores. Además suponen una merma muy importante a los ingresos de la Seguridad Social dada la insistencia en caminar por la vía de las bonificaciones y de las reducciones de cotización. Sería importante derivar la carga financiera de los estímulos al empleo a otros territorios distintos de los que tienen que ver con la financiación de la protección social, entre cuyas finalidades no está servir de mecanismo de financiación de la política de empleo.

¿Cuál cree que son las necesidades que, a corto plazo, se deben cubrir para mejorar el trabajo autónomo?
A mi juicio sería muy importante intentar avanzar más en mecanismos que permitan al trabajador autónomo conciliar su vida profesional con la familiar y personal. También sería preciso articular mejores mecanismos de garantía de la seguridad y salud en el ámbito del trabajo por cuenta propia y desde luego incrementar con mucha decisión la formación de este colectivo, pues al fin y al al cabo una formación adecuada y permanente es seguramente el mejor de los salvoconductos para que el trabajo por cuenta propia puede mantenerse en el tiempo con éxito.
El año 2015 ha supuesto una desaceleración en el ritmo de crecimiento del trabajo autónomo con una reducción de casi la mitad con respecto al pasado año…¿cuál cree que son las principales causas?
Me da la impresión que es una muestra más de la debilidad de nuestra economía y tiene mucho que ver, más que con las ayudas institucionales, con un modelo de crecimiento de poco valor añadido y en el que persisten las dificultades para acceder a la financiación. Seguramente, además, el fracaso de algunas experiencias de emprendimiento producidas al calor de la nueva política de empleo ha desincentivado insistir en la vía del trabajo por cuenta propia, sobre todo cuando el entorno económico está cargado de incertidumbre.

La mujer en el trabajo autónomo continúa estando en desventaja suponiendo poco más del 30% del trabajo autónomo en general, ¿cuál cree que son las principales causas?

Aquí, como en el trabajo por cuenta ajena, se combinan maliciosamente factores sociales todavía muy presentes y ligados a un cultura patriarcal con una determinada caracterización de lo que entendemos por trabajo y que deja fuera un conjunto amplísimo de actividades que, sin embargo, son imprescindibles para vivir. La postergación de la mujer en el ámbito del trabajo autónomo causa especial sonrojo, pues centenares de ellas lo realizan a diario prestando servicios de decisiva importancia social que, sin embargo, en muchas ocasiones permanecen ocultos, en el mal llamado ámbito informal de la economía con las consecuencias dramáticas que ello tiene.

En su trabajo universitario, ¿cuáles son los aspectos más importantes en los que incide para que los alumnos puedan desarrollar un trabajo profesional dedicado al derecho del trabajo autónomo y la seguridad?
Creo que para los laboralistas la aprobación de la LETA en 2007 supuso un revulsivo que nos llevó a prestar atención a un colectivo, el de los trabajadores autónomos, que normalmente habíamos estudiado como contrafigura del trabajador por cuenta ajena, pero sin reparar en él excesivamente. Hoy el interés por el trabajo por cuenta propia se ha acrecentado, especialmente con respecto a algunas de sus figuras como el TRADE, y los programas universitarios lo incorporan como objeto de estudio tanto en el ámbito del Derecho del Trabajo como en el de la Seguridad Social, caminando así hacia un Derecho del Trabajo sin adjetivos, sans phrase, como desde hace algún tiempo vienen conjeturando autores muy importantes y que será clave en el futuro, algo, por cierto, que los alumnos universitarios ya suelen percibir.
¿Tiene alguna publicación entre manos en la actualidad? ¿Nos puede adelantar el tema a tratar?
Tras colaborar en una obra de carácter general sobre el trabajo autónomo que se publicará en breve, me gustaría dedicar un tiempo al estudio de los TRADE, esa figura relumbrante de la LETA que, sin embargo, no parece haber sido acogida en la práctica cotidiana del trabajo autónomo. Sería muy interesante preguntarse por qué y avanzar en el estudio de estos autónomos peculiares por su dependencia económica.
Hace unas semanas participó en el Congreso El Emprendimiento como Alternativa, ¿cree que se puede considerar una opción de cara al futuro profesional, una salida?
Claro que el emprendimiento puede ser considerado como una salida adecuada al problema del desempleo, pero no puede ser la única, como erróneamente parece derivarse las más recientes políticas de empleo obsesionadas por lo que algunos autores llaman la “huida hacia el emprendimiento”. Para que emprender sea posible es necesario separarse de la perspectiva individualista en la que se empeñan aquéllas políticas y ser conscientes de que tras el éxito de las ideas suele haber un tejido educativo de elevada calidad y un entorno económico favorable, abierto y colaborativo. Lo que no es de recibo es hacer uso de la retórica del emprendimiento para convertir a los parados en fracasados, estigmatizándolos y haciéndolos responsables de su situación a la vez que se evita responsabilizar a los poderes públicos por su fracaso a la hora de procurar empleos de calidad. Emprender debe ser fruto de una decisión voluntaria y no una huida hacia adelante ante el drama del desempleo que lleve a agravar la situación de partida.

¿Cómo valora el trabajo que realiza la organización de autónomos UATAE?
Lo valoro muy positivamente pues su presencia e iniciativa es cada día más importante, lo que sin duda indica que se está haciendo un gran trabajo por el que felicito al conjunto de la organización. Me parece además especialmente positivo el diálogo permanente de UATAE con las organizaciones sindicales lo que demuestra una gran madurez estratégica y una concepción del trabajo (sin adjetivos como antes decíamos) que comparto plenamente. Representar a los autónomos es especialmente difícil por muchas y diversas razones, algunas por cierto fruto de una compleja articulación normativa, pero UATAE demuestra que estas barreras se pueden superar con esfuerzo y dedicación.

Grupo Noticias: