Más de la mitad de las CC.AA. han perdido afiliados autónomos este año

• El dato interanual de la EPA deja datos negativos en nueve de las 17 comunidades autónomas
• El dato de crecimiento nacional es de 0,3%, sostenido principalmente por los afiliados andaluces que crecen en 24.100 autónomos
• La secretaria general de UATAE, María José Landaburu, considera que son unos “datos grises” teniendo en cuenta “el crecimiento de los asalariados y las medidas incentivas para atraer nuevos afiliados autónomos”

Madrid, 28 de julio de 2017
Nueve de las diecisiete comunidades autónomos españolas han perdido afiliados según los datos interanuales de la última Encuesta de Población Activa (EPA). En términos relativos, las comunidades autónomas que más crecen son Melilla (40,7%), Extremadura (14,3%) y La Rioja (12,5%). Aunque el peso de nuevos afiliados en el país, que crece un 0,3%, lo soporta Andalucía con un crecimiento del 4,5% que se traduce en 24.100 altas.

Las comunidades que más autónomos pierden son Cantabria (17,2%), Ceuta (15,5%) y Comunidad Valenciana (4,3%). También destacan los datos de Castilla y León que pierde 11.400 afiliados autónomos.

María José Landaburu, secretaria general de la unión de autónomos UATAE, considera que son “unos datos grises” en el marco de un cierto crecimiento económico que “se llega a reflejar en los asalariados con un crecimiento de más de tres puntos porcentuales”. Sin embargo en el colectivo autónomo “hay un estancamiento palpable con un crecimiento del 0,3%, presentando datos negativos en la mitad de las comunidades autónomas”.

“El tejido asociativo, sindicatos y Gobierno tenemos que plantearnos si realmente el gran esfuerzo en la tarifa plana es la medida que necesitamos”, explica Landaburu, quien pone en duda los resultados de estas políticas de incentivos destinadas a que haya nuevos autónomos. “Abogamos por vincular las cotizaciones a los ingresos, lo que sustituiría las ventajas de la tarifa plana pero sin coste para el Estado y beneficioso para todos los autónomos, nuevos y no nuevos”, explica Landaburu, quien concluye que esos recursos se podrían destinar a financiación como “garantía de un crecimiento más estable”.

Grupo Noticias: