Hay que ser valiente para ser autónomo y emprendedor, solo quien arriesga tiene oportunidad y no hay mayor fracaso que la resignación"

Alegre y enérgica. Unas cualidades que sabe transmitir a quienes le rodean. Lleva una vida entera dedicada a la lucha por la igualdad y por los derechos de las mujeres. Ella, incansable, mantiene esa fuerza para conseguir “esos derechos y oportunidades”, aquello que debería venir unido a la condición humana, sea cual fuera su sexo; sin diferencia entre hombres y mujeres. Sabe que aún queda mucho camino por recorrer, pero reconoce que se han cambiado muchas cosas a mejor. Solo hay que echar la vista atrás a hace tres o cuatro décadas… quien lo haya vivido o quien haya preguntado a sus padres o abuelos saben de lo que hablamos. Y hoy compartimos nuestro espacio con la presidenta del PSOE, Micaela Navarro, quien nos ha acompañado esta semana en la presentación de nuestra asociación UATAE MUJER ANDALUCÍA . Y es que nosotras, al igual que ella, no nos cansamos de luchar.

-Ha querido acompañarnos en un acto tan importante como es el nacimiento de una asociación que luchará por el emprendimiento y el autoempleo de la mujer andaluza ¿hasta qué punto son necesarias asociaciones como ésta?

Más que necesarias, son imprescindibles. Y lo más importante es que se visualicen, que se den a conocer actos de este tipo de ciudad en ciudad, que haya mujeres que se ayuden unas a otras, que se puedan comunicar, hablar de sus dudas, de sus miedos y de las dificultades que, por ejemplo, tienen para emprender.

-El emprendimiento entre las mujeres es la asignatura pendiente, recogiendo el 32% del total de autónomos, frente al más del 67% de los hombres…

Una mujer tiene más dificultades para lograr un crédito que le permita realizar un proyecto. Pero el miedo no es inseguridad a la cantidad de dificultades, porque cuando una mujer adquiere un compromiso demuestra que cumple con todos los requisitos que le piden y hay que apreciar ese valor añadido. De hecho, UATAE es un buen ejemplo como organización con mujeres que no solo están para ayudar, sino que además ejercen ese compromiso.

-Está y ha estado muy ligada a cargos públicos donde la mujer es la protagonista, en la lucha por la igualdad y en los derechos de las mujeres ¿nos queda mucho camino por recorrer?

Sí que nos queda, pero también se han cambiado muchas cosas y, una se da cuenta, sobre todo, si volvemos la vista atrás y retrocedemos a hace treinta años. Ha habido muchos cambios como los legales que son más sencillos de modificar, pero lo que aún necesitamos cambiar, y mucho, son costumbres y educación porque para que haya igualdad de oportunidades se necesita un cambio pedagógico permanente y largo.
El problema ha surgido cuando, al hilo de la crisis, el actual Gobierno central ha modificado el modelo de sociedad regresando a hace tres décadas. Se han roto políticas públicas, se han eliminado ayudas sociales que con el PSOE sí permitieron el apoyo a las familias y sobre todo, a las mujeres, porque el 90% de ellas se dedicaba a la atención a menores o personas dependientes. Las leyes impulsadas por el PSOE, como por ejemplo la Ley de Dependencia, no solo permitían una liberalización a la mujer, sino que daban trabajo a muchas mujeres, ya que se convertía el trabajo que hacían de manera gratuita en remunerado. Ahora se ha vuelto a retroceder y hemos perdido lo que habíamos logrado.

-¿Se podría decir que aún se mantiene el machismo en nuestra sociedad?

Por supuesto, y por ello es importante el cambio cultural y educativo. Por ejemplo, cuando es la mujer la que sustenta la economía familiar, tiene un salario más alto o mayor estabilidad laboral parece que hay que mantenerlo en silencio o que importa menos. La cultura, la educación y las costumbres pesan mucho y es ahí donde tenemos que trabajar para lograr la igualdad real y efectiva. El objetivo final es que dé lo mismo quién se encargue de lo público y quién de lo privado y que ambos, hombre y mujer, sean corresponsables. Solo así seremos más libres. Pero con la crisis económica, ¿qué estructura se rompe? La de las mujeres, porque somos las que tenemos el trabajo más precario, hemos sido las últimas en entrar y las primeras en salir. Y no aprovechar el potencial de las mujeres es desaprovechar el valor y el talento de más de la mitad de la sociedad y, por supuesto, una injusticia porque las mujeres no pueden tomar decisiones.

-Esas ayudas de las que hablamos y que permitían una liberalización para la mujer que podía dedicarse a su trabajo ¿se han reducido en estos últimos años?

Se han reducido o han desaparecido. Mira, las becas se han reducido a la mitad y así no hay la misma igualdad de oportunidades. No tenemos las mismas opciones que quienes sí tienen una buena posición económica, hay diferencias abismales. Se han reducido las políticas públicas, recortado en el sistema nacional de dependencia, las leyes que facilitaban el acceso a las guarderías… todas esas reducciones han dado un golpe a las familias, pero sobre todo a las mujeres que son las que mayoritariamente siguen luchando por la conciliación. Y lo peor es que, cuando creíamos que habíamos conseguido consolidar estos derechos, se retrocede a pasos agigantados en los últimos tres años. En cuanto a los derechos laborales, con la nefasta Reforma Laboral del PP y la precariedad salarial se han acortado distancias entre hombres y mujeres, pero no porque nosotras hayamos avanzado, sino porque ellos han retrocedido.

-¿Es por tanto necesario un cambio?

Totalmente. De hecho, es imprescindible. Es tan legítimo ser de derechas que de izquierdas, pero está claro que no tenemos las mismas prioridades. El Partido Popular ha roto la columna vertebral del Estado de Derecho y han decidido acabar con lo que habíamos construido, privatizando la sanidad y la educación, congelando las pensiones y recortando las libertades como con la Ley Mordaza, retrotrayéndonos a hace tres décadas. Cada cuatro años nos examinan, pero está claro que hay políticas de recortes ilógicas como por ejemplo, la reforma de la Ley del Aborto, que ya no tiene que ver con la crisis económica, sino con la ideología. En democracia hay que respetar el voto mayoritario, habrá cosas que no hayamos hecho bien, pero creo que en ese momento habrá que recordar qué políticas pusieron en marcha el PSOE y qué ha hecho el PP que, con su mayoría absoluta, ha recortado tantas opciones necesarias que van a afectar a una o dos generaciones. Y no podremos salir de la crisis cuando unos pocos se enriquecen y el resto vive en la pobreza. De hecho, la clase media trabajadora ha desaparecido tras el cambio de las políticas públicas. Si privatizas la sanidad y la educación, reduces becas… todo eso que antes era público ahora se resta del salario de trabajadores y trabajadoras sin que puedan hacer frente a esos gastos.

-En la presentación de UATAE MUJER ANDALUCÍA destacaron la importancia de dar a conocer a los jóvenes que emprender es una opción laboral viable…
Esto tiene que ver también con la cultura que tenemos, la intención de unos padres es que su hijo o su hija hagan una carrera universitaria y el resto de las opciones no parecen buenas. Por suerte, y poco a poco, nos vamos dando cuenta que la Formación Profesional es tan digna como cualquier carrera y pasa igual con el trabajo autónomo. Siempre se ha pensado que quien recurría al trabajo autónomo era quien supuestamente había fracasado en su etapa estudiantil, pero esto ya no es así y hay que cambiar esa visión de la sociedad. Sí es cierto que se sigue sin ver como una salida laboral o la primera salida laboral, y que para muchos la mejor idea sigue siendo la de ser funcionario; y es cierto que el trabajo autónomo tiene más inestabilidad, pero quizá enriquezca más a la persona. Se trata de que la sociedad, de que los padres y las madres, cambiemos la forma de ver las cosas y que, entre otras cosas, dejemos de pensar que si no se logra un empleo en el campo estudiado estos es un fracaso. Porque si hay algo que está claro es que hay que ser valiente para ser autónomo y emprendedor. Solo quien arriesga tiene oportunidad y no hay mayor fracaso que la resignación.

-En el mundo de la política, ¿qué es lo que peor lleva?
Lo más difícil es ver como las conquistas que con tanto esfuerzo has realizado se rompen en 24 horas.

-¿Y lo positivo?
Que realmente hemos podido ver que se pueden hacer las cosas de otra manera. Que no tiene que ver tanto con la partida presupuestaria que tenga el Gobierno, sino en qué y cómo se invierte y si, por ejemplo, se desarrollan medidas políticas de igualdad de oportunidades o decides recortarlas.

-Comienza UATAE MUJER ANDALUCÍA, ¿qué consejo le darías a estas jóvenes?
No tanto un consejo, sino un gracias. Agradecerles la fuerza, el compromiso y la claridad mental que tienen. Porque cuando una persona pone su empeño y su esfuerzo es más fácil lograr lo que se propone. Que tengan ese compromiso con el resto de las mujeres, siendo conscientes, a su vez, de que las mujeres no tienen las mismas oportunidades sirve para mirarlas como ejemplo.

-A qué no dice no Micaela…
No digo no a casi nada, con todo lo que eso conlleva.

-En un día de descanso, ¿qué le gusta hacer?
Soy feliz en el campo, con mi nieta y mis hermanas.

-Un lugar a escoger…
La sierra de Andújar.
-Si tuviera que decantarse por una comida…
Mi debilidad son los platos de cuchara como las habas con berenjena que hacía mi madre… ¡Cómo me gustaban! Bueno, me gustaban todos los platos que hacía, era una gran cocinera. El chocolate es otra de mis debilidades…

Grupo Noticias: