"UNO NUNCA LOGRA DEJAR DE SER LO QUE SIEMPRE HA SIDO"

“Uno nunca logra dejar de ser lo que siempre ha sido”. Esta es la historia de Luis Alberto Alarcón Valencia, presidente y precursor de la ONG Fundación Vida-Grupo Ecológico Verde. Os invito a leer su historia, repleta de batallas internas y de una lucha incansable por sus orígenes.
Sentado en su mesa habitual de las oficinas de UATAE, Luis nos relata en estas líneas parte de sus comienzos. “Aunque mi familia blanca de acogida y mis tutores me ayudaban para recibir una educación como Analista Químico de Suelos e Ingeniería en Recursos Hídricos y Medio Ambiente en la Universidad privada nunca logré por ello, olvidarme de mis orígenes; más bien me sentía una persona extraña, afanada por volver”.
No obstante, Luis reconoce que “nunca me había planteado salir de mi país, pero creo que todo se debió a las circunstancias”. Recuerda que “hasta entonces, me creía una persona de éxito, mi familia me había dado un excelente trabajo como Técnico de Investigación en fijación de nitrógeno en suelos en la empresa de Investigación Agrícola más importante de Hispanoamérica, pero nunca había dejado de creer en la fuerza de la sociedad civil organizada”.
Ese pensamiento desde niño le había vinculado al movimiento de los negros de su ciudad, llamado Cimarrón que logró que “muchos nos transformáramos en lo que siempre habíamos anhelado ser, unos nuevos ciudadanos”.
Una llamada a sus amigos al apartamento cambió todo. “Debíamos hacer algo por los recicladores de la ciudad y es que buen número de ellos son negros, desplazados por la violencia que vivían en los tugurios que se habían formado en el distrito de agua blanca donde íbamos todos los fines de semana para alfabetizarlos”. “Me conmovía la situación de miseria en la cual vivían, yo les ayudaba a sacar sus documentos, a registrar a sus hijos y reclamarles la sanidad pública; a exigir la regularización municipal de la disposición de muchos residuos hospitalarios y tóxicos que iban a parar a este lugar donde las gentes se peleaban para recoger los objetos desechados que tenían cierto valor”.
Tras esa llamada “logré que esas personas que estaban en la miseria formasen parte de un monopolio en la recolección de vidrio, cartón, aluminio y en la venta de bolsas para separar los residuos”. Además “les compramos uniformes y máquinas podadoras para poder mantener cuidadas las zonas verdes”.

Luis Alberto Alarcón recuerda esa época con gran satisfacción. “La idea fue brillante, nos apoyó el SENA (Servicio Nacional de Aprendizaje), el cual nos instruyó en gestión de desarrollo empresarial y, la Cámara de Comercio, que financió el proyecto para sacar a los jóvenes que estaban en las pandillas urbanas.
De esta manera, un grupo de negros emprendedores “habíamos seducido al sector social de la clase media alta quienes nos animaron a constituirnos en una empresa de servicios públicos: grupo ecológico verde, ESP, con 36.000 usuarios”. Fue ahí –explica Luis- cuando el Gobierno dio la orden de que se nos incluyera en el sistema tarifario conjunto de la ciudad con cerca de 800.000 clientes.
La situación no fue la esperada. “Esto generó una de las mayores acciones negativas contra la iniciativa emprendedora y de destrucción del proyecto de nuestras vidas. Me despidieron de mi trabajo en CIAT donde llevaba trabajando más de una década; pero poco importaba, ya que estaba al frente de los recicladores con una Fundación, Nuevas Luces y el Grupo Ecológico Verde”.

Luis recuerda que la marcha multitudinaria que se realizó en la ciudad como señal de apoyo, motivada por los barrios donde se recogía las basuras no pudo salvar ni a sus seguidores ni a él que, “camino a la guillotina y viendo a mis hijos tan pequeños decidí irme de allí, debido a las amenazas”.
“Fue mi mejor experiencia” –relata- “pero también la más desastrosa porque me vi obligado a renunciar a los míos y mi familia nunca me perdonaría por qué había decidido arruinar mi vida por causas perdidas. Pero a eso siempre respondía: “así es el destino”.

- ¿Cuándo comenzó a idearse la ONG Fundación Vida-Grupo Ecológico Verde?
En 1990, un grupo de amigos nos reunimos en la ciudad de Santiago de Cali, preocupados por la situación de las basuras en las calles, la gestión municipal de los residuos y el problema social de los recicladores. Decidimos constituirnos inicialmente como el Grupo Ecológico Verde, en mi barrio, Chiminangos II. Desde nuestros inicios, nos dedicamos a organizar campañas de arborización, mantenimiento de las zonas verdes y a enseñar a separar los residuos en las casas, con lo que comenzamos la venta de productos reciclables, montamos nuestro centro de acopio y comenzamos a dar clases de educación ambiental en las unidades residenciales de mi comuna, todo autogestionado.
- ¿Qué proyectos solidarios realizáis en el día a día? ¿Y a que colectivos ayudáis?
Desde el 2000, que conseguimos constituir la Delegación de la Fundación en España, vinculamos nuestro trabajo con el colectivo de inmigrantes, mayormente para ayudar en el proceso de su regularización. Asimismo, trabajamos durante largos periodos en proyectos de Cooperación Internacional para el desarrollo con los afrodescendientes de las Américas y el Caribe. Y en estos últimos cinco años, nos hemos empeñado en participar más de cerca en proyectos de autogestión para el trabajo autónomo y la inserción socio laboral del colectivo de inmigrantes en España, reivindicando varios aspectos de la Ley de Extranjería, como permitir el registro y la nacionalidad de los niños y niñas nacidos en España con padres que carecen de documentos de residencia, a propósito de los Derechos de la Infancia, que taxativamente en España, se vulneran.
- Entre vuestras acciones reivindicativas estuvo La Propuesta No de Ley de Condena a la Esclavitud y Proclama del Perdón por el Holocausto Negro ¿Qué se logró?
Fue la mejor experiencia del activismo social de nuestra organización, uno se hace a la idea de que España tiene un frente de políticos apáticos, reaccionarios, pero la verdad resultó mucho más fácil porque por primera vez lográbamos hablar de un proceso identitario, vinculado específicamente a lo que significa ser persona negra. Generalmente la gente del común siente miedo al pronunciar lo impronunciable: negros. Es lo que somos, y con esa Propuesta No de Ley, por primera vez, se nos permitía autoreconocernos, autoidentificarnos y darnos el orgullo de ser dignos de pertenecer a la comunidad negra, en igualdad de condiciones con otros colectivos sociales que en España llevan a cabo sus reivindicaciones. España estuvo en Durban y fue uno, entre los demás países, que aceptó condenar la esclavitud negra, como crimen de la humanidad que no prescribe y aceptó que sus efectos nocivos determinan en el presente a muchas personas negras a ser víctimas del racismo…
- ¿Qué otras metas habéis alcanzado?
Trabajamos arduamente porque los conductores latinoamericanos y de Marruecos pudieran homologar en España sus licencias de conducir, por eso creamos la asociación de hispano latinoamericanos, anotándonos el primer Knockout.
Por primera vez en el 2005, España, con cerca de treinta años de Cooperación Internacional al desarrollo se había especializado en hablar de pueblos indígenas. Nuestra organización logró que por primera vez la Cooperación Internacional de España aceptara hablar de Afrodescendientes.

- ¿Qué es lo que os queda por conseguir?
Conseguir que la PNL se constituya en Ley nacional de minorías étnicas en España.
- En el tema de igualdad, ¿qué ha mejorado en la vida de los afroiberoamericanos?
Me vinculé a estudiar en la Universidad Complutense un Título de “Experto en Políticas Europeas de Igualdad de Género”, pero eran más las expectativas que lo que realmente me enseñaron. No me gusta el término igualdad ni el término inmigrante referido a los ciudadanos que venimos de otras naciones, aunque es lo que más fácil digiere la sociedad y sobre todo los afrohispanoamericanos…
Nos encanta decir que somos iguales como inmigrantes, pero la verdad no lo somos: los negros inmigrantes, como otros colectivos sociales, no accedemos en igualdad de condiciones a los mismos espacios del desarrollo y progreso humano. A un negro/a le supone diez veces más esfuerzo conseguir algo que otro que no lo es. Además os imponen la imagen del ideal incansable, de la asimilación.
Personalmente, no creo que a la gente le interese ser igual a nadie, sin haberse aceptado desde las diferencia. Porque… ¿de qué nos sirve un mundo homogéneo? Creo que es desde las diferencias desde donde debemos exigir políticas públicas que hablen de acciones afirmativas y fomenten la inclusión de las minorías étnicas hasta lograr su representación política en los parlamentos de los pueblos.
A nivel personal, cuándo vino a España ¿Qué es lo que se encontró en este país? ¿Fue difícil? ¿Obtuvo el apoyo de los españoles?
España me gustó desde el primer día que lo pisé…me imaginaba que ya lo conocía; en la escuela te hablan más de España que de tu propio país, por eso todos sentimos que es la madre patria. En este país he recibido apoyo al lograr para los negros un marco político que nos visibilice como Comunidad negra y que este alcance nos permita ser visibles en el Congreso y en el Senado.
- Es triste, pero aún se mantiene el racismo, ¿en qué medida para usted?
El racismo es real y cada persona lo percibe desde su propia experiencia personal y acaba por aceptarlo y convertirlo en algo cotidiano y soportable, hasta nos reímos de nuestras propias desgracias y nos mofamos con el que se ríe de nosotros cuando debería ser denunciado. En España se puede argumentar que no hay racismo si se ve desde la perspectiva de un negro, apegado al clasismo, a las élites negras, pero esto se evidencia en las estructurales sociales, menos favorecidas y segregadas por el sistema; cuando las personas negras no son visibles en puestos de trabajo de cara al público y en posiciones de poder, liderazgo o imagen y no acceden en condiciones de igualdad a la educación y a la vida laboral. De hecho, en España es donde más se fomenta la solidaridad, acompañada de la imagen de personas negras en condiciones calamitosas de la infancia y la población, y esto lleva a una idea falsa de qué significa ser persona negra. Y muchas de las organizaciones que promueven estas imágenes negativas o se benefician de los recursos públicos del asociacionismo, ni siquiera tienen negros en sus estructuras administrativas, algo muy perverso.
- Para ti ¿cómo es la vida de un autónomo en España?
Es dura, dificultosa y con muchas adversidades a las que hay que hacer frente. Siempre es mejor valerse uno de sus propias herramientas si las tiene para sobrevivir y creo que es el sector del trabajador autónomo en España el que está estructuralmente desprotegido por las políticas del Gobierno.
- Cinco años integrados en UATAE…
Son cinco años creyendo firmemente en el liderazgo de una de las mujeres, a mi sentir y pensar, más importantes para la posición reivindicativa de los trabajadores y trabajadoras autónomos en España. A su lado, he encontrado la simpatía hacia el colectivo negro, abordando nuestra temática sin tabúes porque a diferencia de muchos que nos dicen que somos iguales, ella cohabita con nuestro proceso, aceptando que nuestras reivindicaciones surgen por las agudas diferencias y paradigmas que se ciernen contra nosotros, abordando unas barreras que para muchos son infranqueables.
- Junto a UATAE, ¿Qué esperáis lograr?
Apoyo para la resolución de los más de 500 expedientes, casos no regularizados de extranjeros que piden sus permisos de residencia como vendedores ambulantes en España y no se los aprueban, impidiéndoles el acceso a la aplicación de unas normativas que ofrecen estas opciones de regularización en España, algo contradictorio.
- ¿Qué es para vosotros estar integrados con la organización de autónomos?
Tener la certeza de encontrar una persona aliada es muy alentador en el momento de tener que hacer frente a la realidad de cada día.
- ¿Qué proyectos tenéis en común?
Nos gustaría remar juntos para alcanzar la Ley de Minorías étnicas.
- ¿Cuáles son vuestros próximos proyectos?
Llegar al Senado y al Congreso de España, a través de la circunscripción especial para las minorías étnicas, sin que tengamos que ir a las medidas del voto popular, logrando cinco escaños por derecho propio. Además de trabajar más con las Administraciones Públicas hasta lograr el apoyo al asociacionismo ejercido por personas negras, la internacionalización y el fortalecimiento de la plataforma de afrodescendientes que se ha constituido en España.

Grupo Noticias: